Páginas

sábado, 29 de noviembre de 2014

¿Quiénes, cuándo y por qué, hablaron mal de Maceo? (Final)


De Lamadrid a Salvador Cisneros, pasando por otras personalidades




LAMADRIZ: UNA ACUSACIÓN Y UNA RECTIFICACION

Esta década de inculpaciones contra Maceo, la cierra el patriota José Francisco Lamadrid, veterano luchador independentista, presidente que fue del Comité Revolucionario Cubana de New York, tras el general Calixto García; fundador de la Convención Cubana y de la Liga de los Independientes de Tampa y Cayo Hueso, lo mismo que, luego, del secreto Club Luz de Yara y del Partido Revolucionario Cubano.
Lamadrid, en efecto, el 15 de junio de 1888, escribió a Máximo Gómez una carta en la que afirmaba que el plan insurreccional de 1884-1886 fracasó “por la conducta incalificable de Maceo”

La verdadera historia de las aventuras del Dr. Joaquín Castillo Duany



Peripecias de un cubano en el  Polo Norte  (Final) 

Por: David Mourlot Matos.

Mitos… irrealidades
 Si realizamos una búsqueda en Google –u otro buscador- bajo el término: “un cubano en el polo norte”, encontraremos, entre otros trabajos relacionados con el suceso, una entrada en la enciclopedia electrónica cubana, Ecured [22], una crónica en la edición digital de Juventud Rebelde [19] y una en el portal CubaAhora, del cronista Ciro Bianchi [20]. Las tres reproducen, palabras más, palabras menos, la misma versión –con muchos errores y omisiones- acerca de lo que sucedió a Joaquín D. Castillo y el resto de sus compañeros después del incendio del Rodgers. El mito va así:
.

viernes, 21 de noviembre de 2014

La verdadera historia de las aventuras del Dr. Joaquín Castillo Duany



Peripecias de un cubano en el  Polo Norte (1. parte de 2)




Por: David Mourlot Matos.
¿Pero qué d… hacía un cubano allá arriba? Salta la pregunta como reflejo incondicionado. Antes de precipitar una respuesta debemos aclarar que no era loco, sino médico. Y que su viaje no fue una modalidad excéntrica de picnic, ni una excursión romántica al frigorífico del mundo. Se trató de una misión humanitaria, transformada –al decir del New York Herald- en "una emocionante historia de desastre en el ártico”.

  Que el Dr. Castillo Duany fue el primer criollo en el Polo Norte, es dato bien registrado por la historiografía cubana. Sin embargo, ya sea por falta de elementos, o por considerar que palidece comparada con la posterior labor revolucionaria que le llevó al generalato del Ejército Libertador, su incursión al círculo polar ártico no ha pasado de ser un muy pequeño incidental biográfico. Una curiosidad. Insertada como “gancho” en títulos y crónicas que reproducen el mismo recuento escueto -generalmente inexacto- para luego explayarse en los méritos patrióticos del brigadier mambí.

  En este trabajo adoptaremos el enfoque opuesto. Basándonos en registros de la Armada de los Estados Unidos de América, libros, testimonios de protagonistas y la prensa de la época, intentaremos construir -dicho inmodestamente- una versión más detallada, extensa y acertada de este pasaje heroico.

sábado, 15 de noviembre de 2014

¿Quiénes, cuándo y por qué hablaron mal de Maceo (VIII)



De Martí a Ignacio Belén Pacheco, pasando por Máximo Gómez, Federico Incháustegui, Mariano Torres, Lamadrid y Serafín Sánchez


Así pues, todo hace indicar que, en los preparativos de la nueva guerra (la de 1879-1880) era a Maceo a quien estaban apartando, al menos, hasta que tres factores hicieron indispensable procurar el concurso de Maceo y de sus seguidores de dentro y de fuera de la Perla Antillana:
1- La oleada de detenciones de las autoridades españolas en la isla, por la cual sometieron y deportaron a la mayor parte de los directivos de la raza blanca del movimiento conspirativo en Cuba (Pedro Martínez Freire, Flor Crombet, Mayía Rodríguez, Pablo Beola, José Antonio Aguilera, Silverio del Prado -con algunos de sus hijos- y Vicente Miniet); 2- las presentaciones de Bonachea, en Las Villas, y de Ignacio Díaz y Francisco Estrada, en Bayamo-Manzanillo, y 3- el que muchos comprometidos con los planes de alzamiento renunciaran a seguir participando.
De hecho, el Comité Revolucionario había recibido del general Goyo Benítez, desde Cuba, la información de que el brigadier Guillermón “Moncada trabaja por Maceo”, que “en [Santiago de] Cuba cuentan hoy con Maceo, y que la mayor parte de los jefes de Cuba se comunicaban con él”[1]. En esta propia dirección, le llegó la información de José Luis Péñez, quien le comunicó al citado comité: “El pueblo espera [que], de un momento a otro, venga Cecilio [González] o Maceo, y de seguro que crecerá el entusiasmo y podremos contar con más recursos que ahora [...]”[2]
Por tan poderosas razones –que amenazaban azarar el  proyecto insurreccional-, después de un intercambio epistolar entre ambos, el 5 de agosto de 1879,  se reunió el general Calixto García con el general Antonio Maceo, en Kingston, Jamaica, donde ambos acordaron trabajo común en importantes asuntos, como un plan de operaciones conjuntas y el envío de comisionados, conjuntos también, a Santiago de Cuba y Camagüey.[3]

martes, 4 de noviembre de 2014

¿Quiénes, cuándo y por qué, hablaron mal de Maceo? (VII)



De lo dicho por el Tte. coronel Ángel Pérez y el brigadier Flor Crombet


Infundios fueron, pues, lo mismo que otros, que poblaron los aires con otras viejas acusaciones, como la del teniente coronel Ángel Pérez (veterano que era de las fuerzas de Las Villas), quien, el 5 de agosto de 1878, escribió a su antiguo jefe, Carlos Roloff, informándole que Flor había llegado a New York, y que éste sostenía que el espíritu (revolucionario) era “muy alto” en Oriente, lo mismo que en el Camagüey, a fin de reanudar la lucha. Y afirma Pérez: “La actitud que hasta ayer hemos experimentado en Maceo...