Páginas

sábado, 14 de junio de 2014

Antonio Maceo: de su heroísmo y sindéresis



Una visión de su personalidad a través 
de algunas anécdotas

Porque a veces parece como si no se le conociera bien, sigue haciendo falta mayores aportaciones sobre los méritos militares de Antonio Maceo Grajales, a quien, tanto por su temeridad como por sus sonados éxitos como táctico y estratega, no ya los más grandes combatientes independentistas de la Isla y expertos foráneos en asuntos de guerra, sino los más sobresalientes jefes adversarios, lo han considerado el más infatigable luchador separatista cubano, el jefe de más acciones libradas, el de mayor palmarés en las campañas mambisas, y –discutible o no- el más grande general de todo el Ejército Libertador.

Porque, en ocasiones, se enfoca su vida como la de un hombre romo y testarudo, privado de su colosal apostolado moral, resulta exigencia urgente hablar de su notable cultura –no académica, pero sí vasta y útil-; así como también, de la armonía de sus ideas políticas y sociales, de lo tremendamente certero de su pensamiento, la coherencia entre su ideario y su conducta, que revelan la esencia de su arquitectura moral; en fin, para seguir develando así su heroísmo y sindéresis.

domingo, 20 de abril de 2014

El Padre Odio o...



el patriotismo de
un cura cubano fuera de serie


En medio de la polvareda levantada por el ir y venir de los adversarios y, sobre todo, por los disparos de lado a lado; en medio de la atmósfera de imprecaciones de bando a bando, del fragoroso ardor por alcanzar la victoria o alejar la derrota; en fin, cuando los temerarios daban el tono más alto de desafío a la muerte, un raro mambí podía verse entre la muchedumbre de insurrectos, sin fusil y sin el emblemático machete, armado solo de un pequeño revolver a la cintura –que nunca desenfundó- y, en verdad, solo de una cruz y su fe inquebrantable…

martes, 25 de marzo de 2014

El Manifiesto de Montecristi (25 de marzo de 1895)




Una síntesis de la ideología

mambisa de su época


JOEL MOURLOT MERCADERES
El 25 de marzo de 1895, en la casa del general Máximo Gómez Báez, en la localidad dominicana de Monrtecristi, se concibió, para Cuba y América, un manifiesto-programa que resumió el carácter y los objetivos de la revolución separatista que ya se había iniciado en la mayor isla antillana, desde el 24 de febrero de ese propio año.
Suscrito “por la responsabilidad común de su representación, y en muestra de unidad y solidez de la Revolución Cubana, y como Delegado del Partido Revolucionario Cubano, y General en Jefe del Ejército Libertador”; es decir, firmado por José Martí y Máximo Gómez, el documento – contrariamente a lo que algunos autores han sostenido - resulta no un prontuario martiano, sino una expresión de los conceptos básicos, en los que concordaban los principales líderes del independentismo de la época, para dar sustento ideológico a la revolución.
Esto es: si sumariamos aquella célebre manifestación, podríamos distinguir ocho conceptos esenciales contenidos y desarrollados en el documento. A saber:

jueves, 23 de enero de 2014

Lo que la Invasión aún exige decir…



Pudo haber propiciado el Ayacucho cubano




Tal vez, el término levante sospecha de exageración, pero la Campaña de la Invasión a Occidente –comprendidas la marcha y las acciones en el extremo oeste de la Isla de Cuba- sufrió por incredulidad y por el torpedeo dentro de campo mambí casi tanto como por la oposición armada de las fuerzas coloniales…

domingo, 8 de diciembre de 2013

Otra herida desconocida del general Antonio Maceo

En el 117 aniversario de la caída en combate del
general Antonio Maceo Grajales



De los hombres grandes de nuestra historia, de aquellos de quienes creemos conocer más, a veces, el estudio detallado de sus vidas nos sorprende con algunas novedades; unas más trascendentales que las otras; pero todas importantes, porque  -a decir lo menos- siempre enriquecen aspectos puntuales de sus biografías.

Un ejemplo claro, al respecto,